Educación

Las Emociones en el Aprendizaje V

Los alumnos que se sienten ansiosos, enfurecidos o deprimidos y que no pueden concentrarse adecuadamente en sus tareas escolares, presentan alteraciones en los dispositivos básicos para el aprendizaje y en la capacidad mental y cognitiva.

Las emociones juegan un papel muy importante en el estudio y el aprendizaje, en todas las etapas de la vida -la escolar, la universitaria y la del aprendizaje permanente a que hoy nos obligan las responsabilidades profesionales y ejecutivas (el aprendizaje de por vida, conocido en inglés como 'las tres L: Life Long Learning).

Como es natural, hay emociones que favorecen el aprendizaje, y hay otras que lo perjudican o lo obstaculizan. A priori, podríamos decir que estados anímicos como la alegría, el entusiasmo o el coraje impulsan a una persona con la energía emocional adecuada para llevar adelante, eficazmente, cualquier proceso de aprendizaje. Y estados anímicos como la tristeza, el miedo o la cólera perturban, obstaculizan o incluso pueden llegar a invalidar el proceso de aprendizaje.

En una segunda lectura, podemos advertir que la intensidad de una misma emoción puede convertirla en positiva o negativa para distintas actividades.

Las Emociones en el Aprendizaje VI

Recomendar este articulo a un amigo:
  • Tus Datos
  • Tus Amigos
 
Enviar
Quiero Suscribirme al Newsletter